Los señales que tus gatos tienen relación tensa entre ellos.

Natalia Bulgakova
Cuando varios gatos comparten el mismo espacio a veces la relación entre ellos no es buena.

¿Por qué aparece la agresión entre gatos?

Son varios los factores que pueden causar la aparición de agresión entre gatos que viven en el mismo hogar.

  • Una razón muy frecuente es la introducción incorrecta de un gato nuevo al espacio del gato residente. No se puede introducir un gato nuevo tal cual y esperar que ellos “lo arreglen todo por ellos mismos”. La introducción de un gato (o gatito pequeño) debería seguir unos pasos y ser de una forma paulatina.

  • Otra razón es cuando los gatos están separados por un tiempo. Por ejemplo, un gato que ha sido llevado al veterinario durante un tiempo corto, a la vuelta los amigos se han convertido en enemigos.

  • La agresividad por miedo.

  • La agresividad redirigida.

Muchos propietarios empiezan a preocuparse solo cuando sus gatos muestran señales claras de agresión: se pelean, dan zarpazos, gruñen y bufan. La víctima ya no tiene calidad de la vida, pasa mucho tiempo escondido, no atreve a salir a comer y hacer sus necesidades, no tiene ánimo.  Algunos autores han mostrado que la agresividad entre gatos es un posible factor de desarrollo de la Cistitis Idiopática Felina (Cameron et al, 2004). El estrés que sufre la víctima pueda originar otros problemas de salud y de comportamiento, por ejemplo, eliminación inadecuada, cuando el gato orina y/o defeca fuera de su arenero.


¿Cuáles son las señales de agresión entre gatos?

Las señales pueden ser muy claras; peleas, bufidos, arañazos, gruñidos, etc. Estas señales se suelen detectar rápido por los propietarios. Pero hay señales muy sutiles, que cuesta a descubrirlas.

  • Cuando uno vigila al otro fijamente.
  • Restringe el movimiento del otro. Por ejemplo, un gato se sienta durante horas delante de la salida a la terraza y el otro no puede pasar.
  • Interactúan de forma separada con el propietario. Un gato salta en la sofá para acercarse a su propietario, el otro (víctima) se marcha.
  • Dormir en alerta.
  • Si entra el gato agresor en la habitación, la víctima se marcha de esa habitación.
  • Duermen muy lejos uno del otro, en zonas separadas.
  • Las señales mas claras: se bufan o se silban cuando se encuentran o un gato persigue al otro.

Obviamente, antes de detectarse que existe dicha tensión entre los gatos, habría que empezar a actuar. Se aconseja contactar con un etólogo felino antes de la introducción para evitar problemas posteriores que suelen tardar mucho en resolverse o subsanarse. Si ya han surgido estos problemas comentados, contactar también para intentar encontrar soluciones. y darles a los gatos una mejor calidad de vida.

Natalia Bulgakova (Etóloga Felina)

Esta prohibida copia del texto o de su parte sin mencionar el enlace al fuente.


Leave a Reply

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Name*
Email*
Url